Archivo de la categoría: Geofísica

Un gigantesco volcán en el Pacífico | EL PAÍS

Un equipo científico afirma que las estructuras submarinas de Tamu Massif son un único volcán de hace 145 millones de años y que puede ser el mayor del planeta

web-Tamu3D_v2 (1)La formación submarina de Tamu Massif, en el Pacífico Noroccidental, que hasta ahora se consdieraba un conjunto de pequeñas estructuras, parece tratarse en realidad de un único y gigantesco volcán que se formó hace 145 millones de años. Tendría el tamaño de las islas británicas y, de confirmarse, sería el mayor volcán de la Tierra y uno de los más grandes del sistema solar, explica la revista Nature Geoscience, que publica el hallazgo.

http://www.nature.com/news/underwater-volcano-is-earth-s-biggest-1.13680

Los investigadores, liderados por William W. Sager (Universidad de Texas A&M, EE UU)), explican que han estudiado el Tamu Massif mediante prospecciones sísmicas y han analizado muestras tomadas en perforaciones del fondo marino y concluyen que es “un único e inmenso volcán, formado por flujos masivos de lava”. Estos expertos sugieren que puede tratarse de un volcán comparable en tamaño al mayor del sistema Solar, el Monte Olimpus de Marte. “Nuestros datos documentan un tipo de volcanes oceánicos que se distingue por su tamaño y morfología de los miles de montañas marinas descubiertas en los océanos”, concluyen.

El volcán, situado a unos 1.600 kilómetros al Este de Japón, es una estructura de basalto de unos 450 por 650 kilómetros de extensión (más de 260.000 kilómetros cuadrados) y su parte superior está a 2.000 metros bajo la superficie del agua, extendiéndose hasta los 6.400 metros de profundidad en el océano, concluyen los investigadores. Por tamaño es un 20% inferior al Monte Olimpo marciano.

“Los datos geofísicos de Tamu Massif demuestran que los grandes volcanes descubiertos en otros cuerpos del Sistema Solar tienen primos aquí en la Tierra”, escriben Sager y sus colegas en Nature Geoscience. Añaden que en nuestro planeta se conocen mal “estos monstruos porque tienen dónde esconderse: bajo el mar”.

Un gigantesco volcán en el Pacífico | Sociedad | EL PAÍS.

Anuncios

Comentarios desactivados en Un gigantesco volcán en el Pacífico | EL PAÍS

Archivado bajo Fondo oceánico, Geofísica, Volcanes

Sacudidas del centro la Tierra cambian la duración del día cada 6 años

Se trata de cambios muy sutiles, pero totalmente inesperados, que restan o añaden milisegundos a las 24 horas

UNIVERSIDAD DE LIVERPOOL
Vibraciones en el núcleo de la Tierra restan o añaden milisegundos al día

La Tierra gira sobre sí misma una vez al día, pero lo que llamamos un día no es siempre lo mismo. Un año, hace 300 millones de años, comprendía unos 450 días, y uno de esos días de entonces duraba menos que los actuales, unas 21 horas. Ahora, investigadores de la Universidad de Liverpool y de la de París han publicado en la revista Nature que oscilaciones periódicas en el núcleo de la Tierra cambian la longitud del día cada 5,9 años. Se trata de cambios muy sutiles, que restan o añaden milisegundos a las 24 horas.

Como resultado de la desaceleración de la rotación de la Tierra, los días son cada vez más largos. Pero la rotación del planeta sobre su eje, sin embargo, puede variar en milisegundos en un día determinado. Esto es debido a diferentes impactos, como los patrones del clima, corrientes oceánicas, terremotos, glaciares que se derriten y otros factores.

Pero la Tierra también está sujeta a otras fuerzas que pueden causar que la longitud del día varíe a largo plazo o incluso dé saltos cortos en el tiempo. En este nuevo trabajo, los investigadores analizaron los datos de los últimos 50 años y separaron los citados factores conocidos que causan fluctuaciones en la duración del día para descubrir si también existían otros. Al hacerlo, encontraron lo que describen como un inesperado ciclo de 5,9 años en los que el planeta atraviesa un período de varios meses en los que la longitud de cada día es más larga o corta de lo normal. La causa concreta de este fenómeno no está clara, aunque los científicos creen que tiene que ver con el límite entre el núcleo y el manto de la Tierra.

Los científicos están interesados en aprender más acerca de las sacudidas episódicas que alteran la longitud del día durante varios meses relacionadas con el campo geomagnético de la Tierra. Durante estos bandazos de corta duración, el día de la Tierra también cambia en 0,1 milisegundos. Desde 1969, los científicos han detectado 10 sacudidas geomagnéticas que duran menos de un año.

Sacudidas del centro la Tierra cambian la duración del día cada 6 años – ABC.es.

2 comentarios

Archivado bajo Astronomía, Geofísica, La Tierra

La Península Ibérica se «tragará» el Atlántico dentro de 220 millones de años

La activación de una nueva zona de destrucción de la corteza terrestre al oeste de Galicia y Portugal cerrará el océano y acercará Europa a Norteamérica

JOAO DUARTE
El océano Atlántico será tan solo un recuerdo dentro de 220 millones de años

Joao Duarte

Si aún queda alguien por aquí dentro de 220 millones de años, EE.UU. estará mucho más cerca de la Península Ibérica. Suena a eslogan de una agencia de viajes, pero es literal: para entonces, si las previsiones del geólogo portugués Joao Duarte se cumplen, Iberia y Norteamérica se aproximarán, y lo que hoy conocemos como océano Atlántico será un recuerdo tan antiguo como para nosotros lo son los dinosaurios del Jurásico.

El mapamundi que conocemos no es más que la foto del instante geológico en que nos ha tocado vivir. Todo escolar aprende que la corteza terrestre está dividida en placas tectónicas que derivan sobre el manto, la capa inferior, y que estas láminas, tan delgadas a escala como la nata que flota en el café con leche, se crean y se destruyen, formando supercontinentes que luego se fragmentan y se separan. Las fronteras entre dos placas donde una se sumerge bajo la otra y se recicla se llaman zonas de subducción.

Lo que Duarte y sus colaboradores han descrito es que estamos asistiendo al nacimiento de una zona de subducción, y se encuentra muy cercana a nosotros, al suroeste de la Península Ibérica. Allí se encuentra el borde de la placa de Iberia, que forma parte de la placa euroasiática. Ese lugar era un borde pasivo, sin actividad. Sin embargo, un mapeo en 3D y alta resolución del fondo marino y de sus fallas tectónicas, realizado por tecnologías de sonar, ha encontrado signos de fracturas que indican que esa zona se está activando. “La idea del inicio de una subducción ha rondado en la comunidad geológica durante casi 20 años”, explica Duarte a Efe. “Lo que hemos detectado es el comienzo de un margen activo; es como una zona de subducción embrionaria”, asegura el científico.

El investigador, que trabaja en la Universidad de Monash (Australia), relaciona esta incipiente actividad tectónica con seísmos históricos:“La actividad sísmica de alta magnitud, como el terremoto de 1755 [que devastó Lisboa] y el de 1969 [que afectó al sur de Portugal y Andalucía oriental] sugerían que estaba ocurriendo algo en esa área. En 2002, Gutscher [coautor del estudio] identificó una vieja zona de subducción activa debajo de Gibraltar”. “Compilando los datos y reinterpretándolos, encontramos pruebas del nacimiento de una subducción, que probablemente comenzó hace entre 20 y 5 millones de años. Además, hemos aportado un mecanismo para la reactivación del margen, consistente en fuerzas que se propagan desde la subducción de Gibraltar, junto con la convergencia entre África y Eurasia”.

Ciclo de Wilson

Duarte postula que estamos ante una nueva fase del ciclo de Wilson, el proceso que en los últimos cuatro mil millones de años ha obrado al menos tres reformas integrales en la fachada de nuestro planeta, fragmentando los supercontinentes y abriendo océanos entre los pedazos para luego reunirlos de nuevo en grandes masas de tierra.

Y en esta ocasión, ocurrirá así: “La placa euroasiática, que ahora se extiende de forma continua hasta la dorsal mesoatlántica, se romperá en dos a lo largo del margen al oeste de Portugal y Galicia”, detalla el geólogo. “La parte atlántica de la corteza, al oeste de este margen, quedará destruida al sumergirse en el manto bajo la Península Ibérica”.

Sin embargo, en geología no existen las prisas; según el estudio publicado por Duarte y sus colaboradores en la revista Geology, el borde suroeste de la placa ibérica no se convertirá en toda una señora zona de subducción hasta dentro de unos 20 millones de años. Una minucia comparada con los 220 millones de años que deberán pasar hasta que el Viejo Mundo y el Nuevo se reúnan.

Debido precisamente a lo dilatado de esta escala geológica de tiempo, “no deberíamos esperar un aumento de la actividad sísmica”, aclara Duarte. “El proceso lleva en marcha unos cuantos millones de años y llevará muchos más. Terremotos como los de Granada están relacionados con la vieja zona de subducción de Gibraltar, pero otros como el de 1969 están claramente más al oeste, en la nueva zona en formación”. A pesar de todo, el geólogo alerta: “En cualquier caso, deberíamos estar preparados para seísmos gigantescos originados en esta región, como el de 1755, y no lo estamos”.

La Península Ibérica se «tragará» el Atlántico dentro de 220 millones de años – ABC.es.

Comentarios desactivados en La Península Ibérica se «tragará» el Atlántico dentro de 220 millones de años

Archivado bajo Contienentes, Geofísica, Placas Litosféricas, Tectónica

El auténtico infierno está en el centro de la Tierra

Descubren que la temperatura en el núcleo de nuestro planeta es de 6.000ºC, mil grados más de lo que se creía

ESRF/DENIS ANDRAULT
Recreación en laboratorio del corazón de hierro líquido de la Tierra

El infierno de verdad está en el centro de la Tierra y poco tiene que ver ni Científicos han determinado que su temperatura es de 6.000ºC, 1.000 grados más caliente de lo que fue estimado en un experimento anterior realizado hace 20 años. Estas mediciones confirman modelos geofísicos que estipulan que la diferencia de temperatura entre el núcleo sólido y el manto superior de nuestro planeta debe de ser de al menos 1.500 grados para explicar por qué la Tierra tiene un campo magnético. El estudio, dirigido por la organización nacional francesa de investigación científica (CEA), se publica en la revista Science.

El núcleo de la Tierra se compone principalmente de una esfera de hierro líquido a temperaturas superiores a 4.000ºC y presiones de más de 1,3 millones de atmósferas. En estas condiciones, el hierro es tan líquido como el agua en los océanos. Es solo en el centro de la Tierra, donde la presión y el aumento de la temperatura es aún mayor, que el hierro líquido se solidifica. El análisis de ondas sísmicas provocadas por terremotos que pasan a través de la corteza terrestre, revelan el espesor de los núcleos sólidos y líquidos, e incluso la forma en que la presión aumenta con la profundidad.

Sin embargo, estas ondas no proporcionan información sobre la temperatura, que tiene una influencia importante en el movimiento del material dentro del núcleo líquido y el manto sólido anterior. De hecho, la diferencia de temperatura entre el manto y el núcleo es el principal impulsor de los movimientos térmicos a gran escala, lo que unido a la rotación de la Tierra, actúa como una dinamo generando el campo magnético del planeta.

Con rayos X

Como obviamente nadie ha podido viajar hasta el centro de la Tierra para medir su temperatura, los científicos tienen que simularla a través de experimentos. De esta forma, observaron el punto de fusión del hierro a diferentes presiones en laboratorio, utilizando un yunque de diamante para comprimir muestras del tamaño de una mota a presiones de varios millones de atmósferas, y las calentaron a 4.000 o incluso 5.000ºC con haces de láser de gran alcance. Incluso si una muestra llega a las temperaturas y presiones extremas que hay el centro de la Tierra, solo lo hará por una cuestión de segundos. «En este corto período de tiempo, es extremadamente difícil determinar si se ha comenzado a fundir o sigue siendo sólida», explica Agnès Dewaele, del CEA.

Para resolver esta cuestión, los investigadores han desarrollado un nueva técnica en la que un intenso haz de rayos X del sincotrónpuede sondear una muestra y deducir si es sólida, líquida o parcialmente fundida en tan sólo un segundo, utilizando un proceso conocido como difracción.

Los científicos determinaron experimentalmente el punto de fusión del hierro a 4.800ºC y 2,2 millones de atmósferas de presión, y luego utilizaron un método de extrapolación para determinar que en 3,3 millones de atmósferas, la presión en la frontera entre el núcleo líquido y sólido, la temperatura sería de 6.000 +/- 500 grados.

El auténtico infierno está en el centro de la Tierra – ABC.es.

2 comentarios

Archivado bajo Geofísica, La Tierra, Núcleo

Teorías sobre el origen del Sistema Solar

Del Blog Astrofísica y Física, Noticias y artículos sobre astronomía, astrofísica, física y ciencia en general.  Autora del post: Verónica Casanova

Conferenciante: Enrique López Cabarcos (Departamento de Química Física II de la Universidad Complutense de Madrid)

Fecha: 15 de octubre de 2.009.

Una vez más os presento un resumen de la conferencia ofrecida ayer por el científico Enrique López Cabarcos dentro de las XVIII Jornadas de Astronomía organizadas por la Sociedad de Ciencias Aranzadi en colaboración con el Kutxaespacio. Espero que os guste.

1.-Introducción

El Sol contiene el 99,98% de la masa del Sistema Solar. El resto se encuentra repartido entre los planetas y otros objetos como asteroides y cometas. La teoría de la formación de las estrellas está bien explicada y podemos predecir su evolución en función de la masa que posean. Luego, podemos deducir que no es mucho lo que nos queda por conocer del Sistema Solar si lo vemos desde un punto de vista tan sólo de la masa, ya que sólo nos quedaría averiguar la evolución de un 0,02% de este sistema. Desgraciadamente, la teoría de la evolución estelar no predice la formación de planetas. Y lo que es más importante para el tema que se va a tratar, lo que más se desconoce de dicha evolución de las estrellas, es precisamente cómo nacen. Sabemos prácticamente lo que ocurre cuando la estrella ya ha nacido iniciando su brillo. Pero, ¿qué pasó para que se iluminara? Hoy en día se utiliza la radiación infrarroja para tratar de dar una solución a esta pregunta, ya que, lo que ocurre antes de que el astro empiece a emitir luz, es invisible en el espectro visible.

Propiedades del Sistema Solar y sus planetas.

  • La primera propiedad que podemos destacar del Sistema Solar es la variedad de objetos y el orden en el que están dispuestos. Esta característica ya fue apuntada por Newton quien afirmó que los planetas se encuentran en un mismo plano y sus órbitas alrededor del Sol son elípticas con una cierta excentricidad.
  • Todos los planetas giran alrededor del Sol en una misma dirección.
  • Tenemos dos tipos de planetas: telúricos y gaseosos.
  • En cuanto a tamaño podemos dividir los planetas en dos grupos: gigantes y enanos.

Sobre el orden de los planetas

La primera descripción del orden de los planetas se debe a Kepler (1.595), en la que comenta la posición de Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Kepler creía que los radios de las órbitas circulares de los planetas estaban en proporción con los radios de las esferas inscritas en sólidos platónicos dispuestos uno dentro de otro. En la esfera interior estaba Mercurio mientras que los otros cinco planetas (Venus,TierraMarteJúpiter y Saturno) estarían situados en el interior de los cinco sólidos platónicos correspondientes también a los cinco elementos clásicos.

Pero las observaciones del movimiento retrógrado de Marte indicaron a Kepler que su teoría era incorrecta, es decir, el movimiento de los planetas no podía ser explicado por su modelo de poliedros perfectos y armonía de esferas. Entonces realizó sus cálculos con elipses y los resultados obtenidos encajaron con sus observaciones.

Modelo platónico del Sistema Solar presentado por Kepler en su obra Misterium Cosmographicum (1596).

Ley de Titius Bode:

Es una de las aportaciones más importantes al orden de los planetas. Relaciona la distancia de un planeta con respecto a su estrella. Equivale a la ecuación matemática:  R = 0,4 + 0,3.2n

Y predice la situación a la que puede encontrarse un planeta dando diferentes valores a “n”. Pero esta ley no encaja bien para Neptuno. Se sabe que tras su órbita se encuentra el cinturón de Kuiper (a unas 100 U.A.) del que proceden los cometas de corto periodo mientras que los de largo periodo proceden de la nube Oort (a unas 100.000 U.A.), y que rodea al Sistema Solar a modo de esfera.

¿Pero qué ocurre entonces con los satélites que orbitan los planetas? ¿Cumplen esta ley? Una buena ley de la formación del Sistema Solar también debería predecir estas formaciones.Todavía hay mucho que desconocemos de nuestro propio Sistema Solar. Por ejemplo, hace unos días se dio a conocer el descubrimiento de un nuevo anillo en Saturno formado por partículas a 80K, y con una densidad tan baja que no se vería con el espectro visible, ya que refleja muy poca luz, necesitando de observaciones en el infrarrojo para poder detectarlo. Y hace unos años, en 1.995, con el hallazgo de nuevos objetos transneptunianos, se rebajó a Plutón a la categoría de planetoide.

Nuevo anillo de Saturno descubierto.
El orden y variedad del Sistema Solar se reproduce en el orden y variedad de los satélites de los planetas gigantes. Este hecho lo contempló y estudió por primera vez Galileo en 1.610, publicándolo en su obra más importante: “Sidereus Nuncius”. En ella describió los movimientos del los cuatro satélites que hoy en día llevan su nombre. Los satélites galileanos son Io, Europa, Ganímedes y Calixto. Galileo estudió sus movimientos entorno a Júpiter y trató de calcular sus periodos orbitales, llegando a describir este planeta como un Sistema Solar en miniatura, lo que supuso una revolución en la época.

Apuntes tomados por Galileo de sus observaciones y publicados en el “Sidereus Nuncius”.

En resumen, una buena teoría que explique el origen del Sistema Solar, debe explicar también la formación de los planetas y sus satélites. Si la ley de Titius Bode toma para los planetas del Sistema Solar, la ecuación matemática: Rss = C1 + C2.2n
Para el caso de los planetas gigantes y sus satélites toma la forma en el caso de Júpiter y Saturno:
Rjup = A1 + A2.1,75n
Rsat = B1 + B2.1,5n
Al igual que los planetas del Sistema Solar, a medida de que se alejan del Sol, son menos densos, es decir, los satélites de Júpiter van perdiendo densidad conforme se alejan de él.

2.-Teoría de la formación de los planetas

Se sabe que el espacio que se encuentra entre los planetas está vació, luego, la nube original que les dio origen sufrió un proceso de limpieza y desapareció. En cuanto a la edad de éstos y el Sol, tenemos los datos:

  •  Sol.- Unos 4,6.109 años según el modelo estándar de formación estelar.
  •  Tierra.- (4,5-4,6)109 años.
  •  Luna.- 4,5.109 años, según las rocas más antiguas traídas en las misiones Apolo.
  •  Marte.- 3,8.109 años, según los meteoritos marcianos más antiguos estudiados.
  •  Júpiter y Saturno.- Se tuvieron que formar pronto para poder capturar el gas de la nebulosa inicial antes de que desapareciera por el proceso de limpieza.
  •  Meteoritos.- (4,0- 4,6).109 años.

Una buena teoría de formación tiene que explicar algunas cuestiones mientras que otras pueden no tener explicación debido a que se tendrían en cuenta otros factores independientes del origen, por lo que debe ser flexible para permitir ciertas excepciones.

→ Lo que sí debe explicar:

  •  Movimiento regular de los planetas: órbitas coplanarias, revolución, rotación, excentricidad.
  •  El Sol tiene poco momento angular. ¿Por qué?
  •  Distribución de la masa y la existencia de ocho planetas aislados.
  •  Por qué la distancia de los planetas al Sol sigue la ley de Titus-Bode.
  •  La existencia de dos grupos de planetas, terrestres y gigantes con sus satélites.
  •  La diferente composición química de los planetas.
  • La existencia de anillos de asteroides así como el cinturón de Kuiper.
  •  Cometas y meteoritos.
  •  Cómo se formarían también los planetas extrasolares.

→ Lo que no tiene por qué explicar:

  •  Diferentes atmósferas.
  •  Rotación sincrónica.
  •  Vida o ausencia de ella.
  •  Formación de anillos en planetas gigantes.
  •  ¿Inclinación del eje de Urano?

Un poco de historia: 

Tras la publicación de las leyes de Newton relativas a los movimientos de los cuerpos, aparecieron muchos trabajos sobre las órbitas planetarias:

  • Kant. En 1.755 expuso una teoría filosófica en la que apuntaba a que los planetas se formaban a partir de nubes de polvo y gas.
  • Laplace. En 1.796 presenta de forma científica el “modelo de la nebulosa de Laplace” que entra dentro de las teorías monistas.

a) Teorías monistas.

Esquema de la formación del Sistema Solar

Estas teorías exponen que a medida que la nube primordial gira a más velocidad, se desprenden capas de gas aplanándola y concentrándola dando lugar a la estrella central y a los planetas. Este modelo explica que los planetas orbitan en torno al Sol en el mismo sentido y en un plano, formando una especie de disco que se puede reproducir (subnebulosas que por ejemplo dan lugar a planetas como Júpiter con sus propios satélites orbitando en torno a él).

Los problemas que crea este modelo son:

  • Momento angular.
  • Los planetas no se pueden formar por la condensación de una nube de polvo y gas.
Durante 200 años se pensó que con esta teoría ya se podía explicar el origen del Sistema Solar aunque no dieran una resolución satisfactoria para los dos problemas citados.
En este sistema, el Sol debería girar más rápido de cómo lo hace. Se pensó que este problema se podría resolver, pero a principios del siglo XX, los geólogos estudiaron las rocas y expusieron que éstas no podían formarse por la condensación de nubes de polvo, luego esta teoría no explicaba la formación de la Tierra.
El momento angular calculado para la nebulosa primigenia equivaldría a:  L = 1046 Kgm2/s,  y por los cálculos realizados sabemos que:
  1. Lo = 1041 Kgm2/sLjup = 1,9.1043 Kgm2/s
  2. Lsat = 0,6.1043 Kgm2/s
  3. Lura = 0,18.1043 Kgm2/s
  4. Lnep = 0,24.1043 Kgm2/s
  5. Lss = 2,9. 1043 Kgm2/s , luego 1000 veces menos!!!

Otro problema que nos causa el momento angular es cómo se transfiere.

La teoría nebular no explica estos hechos, así que a principios del XX surgieron las teorías dualistas.

b) Teorías dualistas.
Estas teorías indican que el sistema Solar se formó a partir de la interacción de dos cuerpos.
Se pueden dar varios casos:
  • El Sol en su etapa de formación pasa cerca de una estrella que por la atracción gravitatoria que se crea, arranca material del Sol, lo que da lugar a la formación de planetas. Pero se sabe que las estrellas están muy alejadas unas de las otras siendo su posibilidad de interacción muy pequeña. Esta hipótesis indicaría que el proceso de formación de planetas sería un hecho excepcional, lo que no concuerda con los últimos descubrimientos de exoplanetas. Tampoco explicaría la formación de los satélites. Además, las órbitas son muy estables y con pequeña excentricidad. Si un astro hubiera pasado cerca del Sol hubiera aumentado la excentricidad de los planetas.
  • El Sol captura materia del exterior con la que forma los planetas. Pero se sabe que la edad del Sol y de los planetas es similar, luego tampoco sería válida esta teoría.

Conclusión: Se ha regresado a la teoría de Laplace. El Sistema Solar se formó a partir de una nebulosa por una sucesión de procesos secuenciales en los que los planetas se forman desde la misma nebulosa que su estrella.

Otras teorías
  • Kuiper: El Sistema Solar es un sistema binario fracasado ya que Júpiter no llegó a convertirse en estrella. Hoy se sabe que esta hipótesis es falsa porque Júpiter posee un núcleo rocoso.
  • Chamberlin: Los planetas no se pueden condensar de una nebulosa gaseosa.
  • Safronov: L a acreción se produce a partir de partículas.
  • Alven: Estipula que la transferencia de momento angular se produce por la interacción del campo magnético del Sol y el campo magnético del plasma molecular.
  • Cameron: La viscosidad del disco es la responsable de la transferencia de momento angular desde el So hasta los planetas.

(Seguir leyendo el post: http://www.astrofisicayfisica.com/2009/10/teorias-sobre-el-origen-del-sistema.html)

Comentarios desactivados en Teorías sobre el origen del Sistema Solar

Archivado bajo Astronomía, Geofísica, Origen Sistema Solar

«Descubrir un planeta demuestra que invertir en ciencia es rentable»

Un joven físico alicantino Jorge Lillo Box se ha convertido, junto a otro español, David Barrado, en el científico que ha descubierto un nuevo exoplaneta, gracias al telescopio especial Kepler de la NASA.

exoplaneta-nasa-sajoma-digital-650x400

Imagen de una recreación de un exoplaneta (NASA) aparecido en 20 minutos.es

F. J. BENITO ¿Qué es un exoplaneta?
Básicamente, un planeta como los de nuestro sistema solar pero que gira alrededor de otra estrella que no es nuestro sol. Kepler-37 es, en realidad, un sistema formado por tres planetas orbitando alrededor de una estrella a 210 años luz de distancia. Estos tres planetas tienen tamaños, respectivamente, como el de la Luna, la Tierra y algo más grande. Los tres se encuentran tan cerca de su estrella que la temperatura es tan alta que se puede descartar la existencia de vida tal y como la conocemos.

¿Puede estar el universo lleno de estos pequeños planetas?
Desde que a mediados de los 90 se descubrieran los primeros planetas extrasolares se han podido confirmar alrededor de 900. El telescopio Kepler ha publicado ya alrededor de 3.000 nuevos candidatos. Y esto sólo en una pequeñísima región del cielo. En nuestra galaxia hay alrededor de cien mil millones de estrellas como el Sol con lo que, efectivamente, se estima que no sólo la Vía Láctea pueda estar llena de planetas orbitando a esas estrellas, sino que también los habrá en el resto de galaxias.

¿En qué consiste su trabajo?
Mi trabajo ha estado enfocado en los resultados provistos por el telescopio Kepler. El problema es que hay muchos tipos de configuraciones estelares que pueden mimetizar la señal producida por un planeta. Por ello, se necesitan observaciones complementarias desde tierra. Y esa ha sido la contribución que hemos hecho nosotros desde España.

¿Tienen relación con la NASA?
En diciembre de 2011, dado el éxito de nuestras campañas, participamos en un congreso en EE UU sobre la explotación de Kepler, y el núcleo del equipo del telescopio nos ofreció la posibilidad de una colaboración más formal. Ahora, cuando la financiación de la ciencia básica se ve amenazada, y nos enfrentamos a una sustancial reducción presupuestaria es el momento de establecer prioridades. Un descubrimiento como este claramente muestra que la inversión en un observatorio de tamaño medio es muy rentable, y que la sociedad debe demandar a los poderes públicos que financien sin reservas instalaciones que producen resultados tan importantes como este.

¿Podría pasar en la Comunitat Valenciana un suceso como el de los Urales? El estudio de meteoritos no pertenece a mi campo de trabajo. Pero sí, podría haber ocurrido en cualquier punto de la Tierra.

«Descubrir un planeta demuestra que invertir en ciencia es rentable» – Levante-EMV.

Comentarios desactivados en «Descubrir un planeta demuestra que invertir en ciencia es rentable»

Archivado bajo Astronomía, Geofísica