Archivo de la categoría: Tectónica

Una nueva isla emerge tras el terremoto de Pakistán

Situada a unos 200 metros de la costa del extremo sudoeste del país, tiene 214 metros de longitud y 16 de altura

EFE
La isla de 214 metros de longitud aparecida tras el terremoto de Pakistán

Una isla de unos 214 metros de longitud y 16 de altura ha emergido a unos 200 metros de la costa del extremo sudoeste de Pakistán tras el terremoto que el martes sacudió esa región del país.

Según Tufail Baloch, vicedirector administrativo de Gwadar -la ciudad más cercana-, la isla fue visitada este miércoles por un centenar de personas en una primera misión de exploración, a la espera de la llegada de un equipo de expertos de Islamabad.

La hemos recorrido y parece estable”,precisó Baloch, que formó parte de esa primera misión de exploración y que indicó que el equipo de expertos que se espera que llegue de la capital será el encargado de tomar muestras de roca y lodo para sacar conclusiones.

El funcionario explicó que los lugareños dicen que una isla semejante emergió tras un terremoto registrado en la región en 1935. “Aquella isla desapareció diez años después de repente y de manera misteriosa, por lo que ahora puede pasar igual”, apuntó.

El último recuento de víctimas por el terremoto que el martes sacudió el suroeste paquistaní ascendía este miércoles a más de 250 muertos y casi 400 heridos pero las autoridades advirtieron que el número de fallecidos y afectados puede aumentar conforme avancen las labores de rescate.

Ese recuento provisional de víctimas han convertido, no obstante, ya al seísmo, de 7,7 grados en la escala Richter, en uno de los más mortíferos de la década en Pakistán, un país donde se registran con frecuencia movimientos telúricos, con frecuencia devastadores.

Una nueva isla emerge tras el terremoto de Pakistán – ABC.es.

Anuncios

Comentarios desactivados en Una nueva isla emerge tras el terremoto de Pakistán

Archivado bajo Fondo oceánico, Seísmos, Tectónica

Graban los “gritos” de un volcán antes de la erupción | Ciencia y Tecnología

Reblogueado de:

EL BLOG, Ciencia y Tecnología, por José Manuel Nieves

La lava activa apareció en la cumbre del volcán Redoubt el 8 de mayo de 2009. Imagen cortesía de Chris Waythomas, Alaska Volcano Observatory.

Como si se tratara de un último aviso sobre lo que ha de venir, algunos volcanes “gritan” justo antes de entrar en erupción. Un equipo de la Universidad de Washington ha conseguido grabar esos gritos, que los investigadores llaman  “temblores armónicos”. Se pueden escuchar aquí.

No es extraño que se registre una multitud de pequeños terremotos antes de una erupción volcánica. De hecho, este fenómeno puede alcanzar tal punto de rapidez en su sucesión que crea una señal llamada “temblor armónico” que recuerda al sonido producido por varios tipos de instrumentos musicales, aunque a frecuencias mucho más bajas de lo que el oído humano puede registrar. Un nuevo análisis de la secuencia de erupciones que se produjo en el volcán Alaska’s Redoubt en marzo de 2009 muestra que el “temblor armónico” se eleva hasta frecuencias sustancialmente más altas y después se detiene abruptamente justo seis temblores antes de la erupción, cinco de los cuales aparecen de forma sucesiva.

“La frecuencia de este temblor es inusualmente alta para proceder de un volcán, y no se explica fácilmente por muchas de las teorías aceptadas”, desvela Alicia Hotovec-Ellis, estudiante de doctorado en Ciencias de la Tierra y el Espacio en la Universidad de Washington.

Al documentar la actividad, se obtuvo la prueba de que hay una presurización en el volcán justo antes de su explosión. Esto podría ayudar a perfeccionar los modelos y permitiría a los científicos comprender mejor qué sucede durante los ciclos de erupciones en volcanes como Redoubt, explica Hotovec-Ellis.

No se conoce con precisión cuál es la fuente de los terremotos y el “temblor armónico”, pero algunos volcanes emiten sonidos cuando el magma –compuesto por una mezcla de rocas fundidas, sólidos en suspensión y burbujas de gas- resuena como si subiera a través de estrechas grietas en la corteza de la Tierra.

Sin embargo, Hotovec-Ellis considera que en este caso los terremotos y el ‘temblor armónico’ suceden porque el magma se ve forzado a atravesar un estrecho conducto bajo una gran presión dentro del corazón de la montaña. El abundante magma se atasca en la superficie de la roca dentro del conducto hasta que la presión es suficiente para desplazarlo hacia arriba, donde de nuevo se atasca hasta que la presión vuelve a ser suficiente como para desplazarlo.

Cada uno de estos movimientos súbitos produce un pequeño terremoto que oscila entre magnitudes de 0,5 y 1,5 grados, explica la científica. Conforme crece la presión, los temblores se hacen más pequeños y se dan en una sucesión más rápida lo que termina por combinarse en un ‘temblor armónico’ continuo.

“Como hay menos intervalo entre cada terremoto, no hay tiempo bastante para incrementar la presión tanto como para provocar uno más grande – confirma Hotovec-Ellis-. Después de que la frecuencia se eleve hasta un nivel absurdamente alto, el ciclo se detiene y es entonces cuando el volcán explota”.

Hotovec-Ellis es la autora principal de un estudio que se publicará próximamente en el Journal of Volcanology and Geotermal Research que desvela las claves de esta investigación, financiada por la USGS and the National Science Foundation y para la que ha contado con la participación de John Vidale, de la Universidad de Washington, y de Stephanie Prejean y Joan Gomberg, de la U. S. Geological Survey.

Hotovec-Ellis también es coautora de un segundo trabajo, publicado recientemente en Nature Geoscience, que presenta un nuevo modelo de ‘fricción de la falla’ como una herramienta para evaluar los mecanismos del temblor observado en Redoubt en 2009. Esta otra investigación está liderada por Ksenia Dmitrieva, de la Universidad de Stamford, y cuenta también con la coautoría de Prejean y de Eric Dunham, de Stamford.

El incremento de la pausa en la frecuencia del ‘temblor armónico’ que se eleva justo antes de la explosión del volcán es el objeto principal del estudio publicado en Nature Geoscience. “Creemos que la pausa se produce cuando el terremoto no puede aguantar el ritmo por más tiempo y las dos caras de la falla se deslizan suavemente una contra la otra”, explica Hotovec-Ellis.

La científica ha documentado la frecuencia ascendente del temblor, comenzando en torno a 1 hertzio (o ciclo por segundo) y ascendiendo hasta aproximadamente 30 hertzios. Para los humanos, el rango de frecuencia audible comienza en torno a los 20 hertzios, pero una persona que se tendiera en el suelo sobre el conducto del magma podría escuchar el ‘temblor armónico’ cuando alcanzase su punto máximo. En cualquier caso, ésta es una actividad que Hotovec-Ellis no recomienda, ya que el temblor está inmediatamente seguido por la explosión del volcán.

Científicos del USGS Alaska Volcano Observatory han apodado como ‘los gritos’ a la frecuencia más alta del ‘temblor armónico’ por el tono tan alto que alcanza en comparación con un punto de comienzo de entre 1 y 5 hertzios. Hotovec-Ellis ha llevado a cabo dos grabaciones de la actividad sísmica, una de 10 segundos que recoge unos 10 minutos de sonidos sísmicos y ‘temblor armónico’ acelerada 60 veces; y otra de diez minutos que condensa alrededor de una hora de actividad en la que se incluye más de 1.600 pequeños terremotos que preceden la primera explosión con ‘temblor armónico’.

El creciente encadenamiento de temblores inmediatamente anterior a la explosión volcánica también ha sido documentado en el Arenal Volcano de, Costa Rica, y en el Soufrière Hills Volcano, en la isla caribeña de Montserrat. “Pero Redoubt es único en esto porque en él se entiende de forma mucho más clara qué está sucediendo –concluye Hotovec-Ellis-. Creo que el próximo paso que debemos dar ha de ir en la dirección de entender por qué los niveles de estrés que se dan en el proceso son tan altos”.

 Graban los “gritos” de un volcán antes de la erupción | Ciencia y Tecnología.

Comentarios desactivados en Graban los “gritos” de un volcán antes de la erupción | Ciencia y Tecnología

Archivado bajo La Tierra, Seísmos, Tectónica, Volcanes

Sismo de magnitud 5,9 sacude El Salvador – CNN

(CNN Español) – Un sismo de magnitud 5,9 grados remeció la costa pacífica de El Salvador  en la noche de este domingo, según información del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés). El terremoto se registró a las 20:52 (hora local) a una profundidad de 96.6km kilómetros. El epicentro estuvo ubicado a 15 kilómetros al suroeste de El Rosario y a 38 kilómetros al sureste de San Salvador. El sismo se sintió en Guatemala y en el sur de México.

Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador (MARN) reportó que no hay alerta de tsunami.

Sismo de magnitud 5,9 sacude El Salvador – CNN en Español: Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos – CNN.com Blogs.

Comentarios desactivados en Sismo de magnitud 5,9 sacude El Salvador – CNN

Archivado bajo Seísmos, Tectónica, Terremotos

La Península Ibérica se «tragará» el Atlántico dentro de 220 millones de años

La activación de una nueva zona de destrucción de la corteza terrestre al oeste de Galicia y Portugal cerrará el océano y acercará Europa a Norteamérica

JOAO DUARTE
El océano Atlántico será tan solo un recuerdo dentro de 220 millones de años

Joao Duarte

Si aún queda alguien por aquí dentro de 220 millones de años, EE.UU. estará mucho más cerca de la Península Ibérica. Suena a eslogan de una agencia de viajes, pero es literal: para entonces, si las previsiones del geólogo portugués Joao Duarte se cumplen, Iberia y Norteamérica se aproximarán, y lo que hoy conocemos como océano Atlántico será un recuerdo tan antiguo como para nosotros lo son los dinosaurios del Jurásico.

El mapamundi que conocemos no es más que la foto del instante geológico en que nos ha tocado vivir. Todo escolar aprende que la corteza terrestre está dividida en placas tectónicas que derivan sobre el manto, la capa inferior, y que estas láminas, tan delgadas a escala como la nata que flota en el café con leche, se crean y se destruyen, formando supercontinentes que luego se fragmentan y se separan. Las fronteras entre dos placas donde una se sumerge bajo la otra y se recicla se llaman zonas de subducción.

Lo que Duarte y sus colaboradores han descrito es que estamos asistiendo al nacimiento de una zona de subducción, y se encuentra muy cercana a nosotros, al suroeste de la Península Ibérica. Allí se encuentra el borde de la placa de Iberia, que forma parte de la placa euroasiática. Ese lugar era un borde pasivo, sin actividad. Sin embargo, un mapeo en 3D y alta resolución del fondo marino y de sus fallas tectónicas, realizado por tecnologías de sonar, ha encontrado signos de fracturas que indican que esa zona se está activando. “La idea del inicio de una subducción ha rondado en la comunidad geológica durante casi 20 años”, explica Duarte a Efe. “Lo que hemos detectado es el comienzo de un margen activo; es como una zona de subducción embrionaria”, asegura el científico.

El investigador, que trabaja en la Universidad de Monash (Australia), relaciona esta incipiente actividad tectónica con seísmos históricos:“La actividad sísmica de alta magnitud, como el terremoto de 1755 [que devastó Lisboa] y el de 1969 [que afectó al sur de Portugal y Andalucía oriental] sugerían que estaba ocurriendo algo en esa área. En 2002, Gutscher [coautor del estudio] identificó una vieja zona de subducción activa debajo de Gibraltar”. “Compilando los datos y reinterpretándolos, encontramos pruebas del nacimiento de una subducción, que probablemente comenzó hace entre 20 y 5 millones de años. Además, hemos aportado un mecanismo para la reactivación del margen, consistente en fuerzas que se propagan desde la subducción de Gibraltar, junto con la convergencia entre África y Eurasia”.

Ciclo de Wilson

Duarte postula que estamos ante una nueva fase del ciclo de Wilson, el proceso que en los últimos cuatro mil millones de años ha obrado al menos tres reformas integrales en la fachada de nuestro planeta, fragmentando los supercontinentes y abriendo océanos entre los pedazos para luego reunirlos de nuevo en grandes masas de tierra.

Y en esta ocasión, ocurrirá así: “La placa euroasiática, que ahora se extiende de forma continua hasta la dorsal mesoatlántica, se romperá en dos a lo largo del margen al oeste de Portugal y Galicia”, detalla el geólogo. “La parte atlántica de la corteza, al oeste de este margen, quedará destruida al sumergirse en el manto bajo la Península Ibérica”.

Sin embargo, en geología no existen las prisas; según el estudio publicado por Duarte y sus colaboradores en la revista Geology, el borde suroeste de la placa ibérica no se convertirá en toda una señora zona de subducción hasta dentro de unos 20 millones de años. Una minucia comparada con los 220 millones de años que deberán pasar hasta que el Viejo Mundo y el Nuevo se reúnan.

Debido precisamente a lo dilatado de esta escala geológica de tiempo, “no deberíamos esperar un aumento de la actividad sísmica”, aclara Duarte. “El proceso lleva en marcha unos cuantos millones de años y llevará muchos más. Terremotos como los de Granada están relacionados con la vieja zona de subducción de Gibraltar, pero otros como el de 1969 están claramente más al oeste, en la nueva zona en formación”. A pesar de todo, el geólogo alerta: “En cualquier caso, deberíamos estar preparados para seísmos gigantescos originados en esta región, como el de 1755, y no lo estamos”.

La Península Ibérica se «tragará» el Atlántico dentro de 220 millones de años – ABC.es.

Comentarios desactivados en La Península Ibérica se «tragará» el Atlántico dentro de 220 millones de años

Archivado bajo Contienentes, Geofísica, Placas Litosféricas, Tectónica

El planeta Tierra se fractura

La insólita ruptura de una de las grandes placas tectónicas de la superficie del Índico causó el terremoto del pasado abril al suroeste de Sumatra

El 11 de abril de este año se registraron dos grandes terremotos de magnitud 8.7 y 8.2 en el océano Índico, al suroeste de Sumatra. Tembló la tierra desde Australia hasta India y el sureste asiático y murieron dos personas y otras ocho fallecieron por ataques cardíacos. Fueron muy pocas víctimas y daños en comparación con la tremenda catástrofe del terremoto de 2004 en la región, cuando el tsunami desencadenado se cobró miles de vidas. Pero no pasó desapercibido para los científicos: fue un gran acontecimiento en la historia de la Tierra, algo excepcional, porque esos sismos se debieron a un proceso de fractura de una de las grandes placas tectónicas (la Indoaustraliana) que forman la corteza terrestre.

En realidad, el terremoto de 8.7 respondió a cuatro fracturas en el interior de la placa, tres de ellas paralelas entre sí y una cuarta perpendicular a ellas, formando en su conjunto una falla en escalón. El proceso duró dos minutos y 40 segundos y fue seguido dos horas después por otro terremoto de magnitud 8.2. La zona de rotura se situó a unos centenares de kilómetros de la costa occidental de Sumatra y en pleno mar. Se rompió el fondo del océano. Los terremotos dieron lugar a lo que los expertos denominan desgarros de placa.

“El del pasado 11 de abril es probablemente el mayor terremoto de desgarre que se ha registrado con sismógrafos”, dicen los investigadores de la Universidad de California, Santa Cruz (UCSC), autores de uno de los tres artículos sobre este acontecimiento geofísico publicados en el último número de la revista Nature.

“Nunca hemos visto un terremoto así, ya que forma parte del complejo proceso de fractura de una placa” dice Keith Koper, científico de la Universidad de Utah (EE UU) y coautor de unos de los artículos mencionados. “Ahora [abril de 2012] lo que vemos es la separación de la placa Indoaustraliana en dos placas”, añade Thorne Lay (UCSC). Pero es una red de fracturas compleja no una rotura limpia, concluyen los investigadores.

Es probablemente el mayor seísmo de desgarro registrado con sismógrafos

La litosfera terrestre, es decir, los 100 primeros kilómetros que incluyen la corteza y la parte superior del manto, está dividida en una docena de grandes placas rígidas de distintos tamaños y formas que descansan sobre el manto terrestre semifluido. Las placas chocan entre sí, se separan, se montan una sobre otra, se deforman y originan cordilleras, se deslizan en sus bordes… y las zonas del planeta donde acontecen estos procesos dinámicos en las fronteras entre placas son especialmente susceptibles de sufrir terremotos y vulcanismo. Cuando una de estas grandes piezas de la litosfera está presionando sobre otra, se van acumulando tensiones que se liberan provocando grandes seísmos.

“Desde el punto de vista tectónico, los dos terremotos de abril manifiestan un proceso de rotura en el interior de la placa Indoaustraliana y la creación de un nuevo borde de placa en el que las partes correspondientes a India y Australia se separan entre sí”, explica Miguel Herraiz, catedrático de Física de la Tierra y director del departamento de Física de la Tierra, Astronomía y Astrofísica I, de la Universidad Complutense de Madrid. “Algo así sucede constantemente en el planeta con una escala temporal de centenares de miles de años, pero esta vez se ha podido observar el inicio de la formación de un nuevo límite entre placas en directo y con instrumentación adecuada para estudiarlo”, comenta este especialista.

Ese proceso tectónico, indican Matthias Desescluse (CNRS francés) y sus colegas en su artículo de Nature, forma parte de la continua deformación entre placas que está registrándose en la zona. Así, el terremoto del pasado abril seguramente se disparó, al menos en parte, por los cambios generados en la tensión de las placas en la zona debido al catastrófico sismo de magnitud 9.1 del 26 de diciembre de 2004, que desencadenó el pavoroso tsunami que mató a casi 230.000 personas en la región del Índico.

Los movimientos activaron una falla en California, según los investigadores

Los sismos del pasado abril fueron de magnitudes inferiores al de hace ocho años, pero también muy importantes. ¿Por qué no desencadenaron ninguna ola gigante? Sí que causaron tsunamis estos terremotos, puntualizan los científicos, pero pequeños (el mayor registrado fue de unos 30 centímetros de altura). Esto se debe, explican los expertos, a que la fractura de la placa bajo el fondo marino en abril de este año fue de desgarre y, por tanto, con desplazamiento predominantemente horizontal, mientras que, en 2004, se produjo un pronunciado escalonamiento de placas y, al hundirse el fondo marino, se originaron las olas gigantescas de largo alcance.

Sin embargo, esos terremotos tuvieron otro tipo de efecto lejano, e insólito para los expertos: parece ser que activó sísmicamente otra falla, un borde de contacto entre placas, a miles de kilómetros de distancia, en California, explican Fred Pollitz (del Servicio Geológico de EE UU) y sus colegas.

Cuando se produce un terremoto se queda todo el planeta vibrando durante un tiempo, “y estudiando esas vibraciones podemos conocer la estructura interna de la Tierra”, apunta Herraiz. Pero en los días posteriores al terremoto de abril de este año en el Índico, fue especialmente notable la cantidad de sismos importantes (hasta magnitud 7) alejados del epicentro (a más de 1.500 kilómetros) y los científicos sospechan que, al menos en el caso de California, se debió a la activación de una falla allí por efecto de la fractura de placa registrada al otro lado del mundo.

El planeta Tierra se fractura | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados en El planeta Tierra se fractura

Archivado bajo Placas Litosféricas, Seísmos, Tectónica

Cuando la Tierra deja de moverse – BBC Mundo

“Tierra firme” es un concepto que no parecer del todo correcto. Por lo menos para los expertos en geología y sismología.

Técnicamente, nuestro planeta es dinámico y lo que se encuentra debajo de nuestros pies cambia constantemente. Varias capas componen la corteza de la Tierra. Sin embargo, llegado cierto punto, las placas tectónicas parecieran “congestionarse” y no avanzar más. Las causas de esta “congestión” de las placas subducidas (cuando una se desplaza por debajo o por arriba de otra) eran desconocidas. Sin embargo, científicos alemanes descifraron el fenómeno y sus descubrimientos han sido publicados en la revista especializada Nature Geoscience.

Movimientos en el fondo del mar

En un año, África y América se han distanciado algunos centímetros en la parte posterior del Atlántico Medio, mientras que el suelo del Océano Pacífico se desliza por debajo del continente sudamericano. “En unos 100 millones años África va a estar dividida y norte de Australia estará en el ecuador”, dice el profesor Falko Langenhorst, de la Universidad Friedrich Schiller de Jena, en el este de Alemania. Los desplazamientos de las placas provocan la renovación permanente de los fondos oceánicos, explica el experto.

Los espacios entre las losas flotantes están en creciente fusión, lo que consolida una nueva corteza oceánica. En otras regiones, las losas se sumergen en el interior profundo de la Tierra y se mezclan con la capa de tierra circundante. Y estos movimientos no pasan inadvertidos.

En unos 100 millones años África va a estar dividida y norte de Australia estará en el ecuador”   Falko Langenhorst, Universidad Friedrich Schiller

“Las mediciones sísmicas muestran que en algunas regiones del manto, donde una losa se sumerge debajo de otra, el movimiento se estanca tan pronto como las rocas alcanzan determinada profundidad”, dice Langenhorst.

MOVIMIENTO DE PLACAS Y SISMOS

Mapa de las placas de la Tierra

La capa externa de la Tierra, la corteza, se divide en un conjunto de grandes placas en movimiento. Las líneas donde se encuentran se llaman límites de placas.

Las placas se mueven alejándose una de otra en los bordes divergentes. Esto sucede en las dorsales centroceánicas.

Las placas también se mueven una hacia otra en los límites convergentes. En este tipo de movimiento, una placa es presionada a quedar bajo la otra, en un proceso llamado subducción.

El movimiento generado por una capa subducida es el que genera, en muchos casos, terremotos y erupciones volcánicas.

_______________________________________________________________________________________

Las causas del estancamiento

Las rocas sumergidas de la placa oceánica se estancan a una profundidad de entre 440 y 650 kilómetros, en la zona de transición entre la parte superior y la inferior del manto terrestre. “La razón puede encontrarse en la lenta difusión y la transformación de los componentes minerales”, explica Langenhorst.

Debido a la presión y temperatura dadas en esta profundidad, el intercambio de elementos entre los principales minerales de la placa oceánica subducida -piroxeno y granate – se ralentiza hasta un punto extremo. “La difusión de un componente de piroxeno-granate es tan lento que las rocas sumergidas no se vuelven más densas y pesadas, por lo que se estancan”, dice el científico. 

Curiosamente, la congestión en el manto se produce exactamente donde el fondo del océano se sumerge en el interior de la Tierra particularmente rápido. “En el área de Tonga (Japón), por ejemplo, la velocidad de subducción es muy alta”, afirma Langenhorst.

De esta manera, las rocas que se hunden en la placa oceánica permanecen relativamente frías hasta alcanzar gran profundidad, lo que hace que el intercambio de elementos entre los componentes minerales sea excepcionalmente difícil.

“Se necesitan alrededor de 100 millones de años para que los cristales de piroxeno, de sólo un milímetro de tamaño, se difundan en el granate. Durante ese tiempo la placa sumergida se estanca”, completa Langenhorst.

Cuando la Tierra deja de moverse – BBC Mundo – Noticias.

1 comentario

Archivado bajo Contienentes, Cordilleras, Placas Litosféricas, Tectónica